Bienvenido a FISIOCLINIC Patricia Sarabia

Horario : Lun y Jue de 10 a 14 y de 16 a 20 • Mar, Mié y Vie de 10 a 16h
   Contacto : 942 390 441 y 638 305 366

Tratamiento con Punción Seca

La Punción Seca es una técnica invasiva, muy efectiva, que utiliza la punción con agujas de acupuntura para el tratamiento del dolor miofascial, concretamente de los llamados Puntos Gatillo Miofasciales (PGM).
Esta técnica se denomina Punción Seca porque no se infiltra ningún tipo de sustancia, únicamente manejamos la aguja sobre puntos dolorosos, por lo que es una técnica inocua y sin efectos secundarios de ningún agente químico.

 

¿QUÉ ES UN PUNTO GATILLO MIOFASCIAL?
El Punto Gatillo es un punto de dolor y de actividad constante dentro de una banda tensa palpable de músculo esquelético. Los Puntos Gatillo pueden generar dolor local por la liberación continua de un neurotransmisor llamado acetilcolina, que va a impedir que las fibras que están tensas se relajen, generando un círculo vicioso que provoca una disminución de la llegada de sangre al musculo, que hace que el dolor se pueda extender provocando dolor a distancia.

 

¿QUÉ HACEMOS DURANTE LA PUNCIÓN SECA?
Durante esta técnica utilizamos una aguja de acupuntura directamente sobre el Punto Gatillo. Con esto contribuimos a la desactivación del Punto Gatillo al destruir la placa motora y estimular el receptor muscular. Así, conseguimos disminuir el dolor que tiene el paciente y relajar de manera refleja la musculatura, aumentando la elasticidad muscular.

Además de todo esto, la aguja puede considerarse una herramienta palpatoria de prolongación de nuestros dedos. Gracias a ella podemos apreciar cambios en la firmeza de los tejidos que vamos atravesando.

Como tratamiento, la Punción Seca nos permite llegar a los Puntos Gatillo de forma directa, siendo de las herramientas más efectivas en el tratamiento de las deficiencias que presentan los pacientes (dolor, limitación de la movilidad,…) relacionadas con problemas musculares.

Es una técnica ligeramente dolorosa en el momento y puede persistir dolor post-punción durante unas horas o varios días, pero su efectividad hace de ella una técnica de elección en contracturas que persisten en el tiempo.